lunes, marzo 4, 2024

La aeronáutica bonaerense se suma al trabajo a favor del medio ambiente

La Dirección Provincial de Aeronavegación Oficial del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, pudo lograr un anhelado proyecto de emisiones cero para sus vehículos de asistencia en tierra, necesario para el acarreo de aeronaves y puesta marcha de las mismas.

Esos equipos brindan apoyo en plataforma a las aeronaves de la flota, que el Gobierno de la Provincia tiene para realizar aeroevacuaciones y vuelos de traslado de órganos, que posibilitan la esperanza de vida de personas.

La DPAO y PA recibió dos unidades de potencia en tierra (GPU de su sigla en inglés, Ground Power Unit) TI3000 marca Tesla, las que luego de las pruebas de verificación y entrenamiento fueron puestas en servicio, comenzando a operar en marzo 2022. De esta forma la Dirección de Aeronavegación Oficial avanzó dando forma a una idea surgida como desafío del Departamento de Ingeniería y Técnica Aeronáutica durante el año 2012. Se trataba de reemplazar paulatinamente los vehículos con emisiones de carbono, utilizados como soporte en tierra para las aeronaves de la flota, tractores para movimiento y unidades de apoyo eléctrico, que ahora se realizan a través de equipos libre de emisiones.

En esa idea preliminar fueron incorporados dos (2) carros eléctricos de remolque marca Melex, que en forma permanente mueven las distintas aeronaves, desde los hangares hacia la plataforma de operaciones y viceversa.

El equipo Hobart, equipado por un motor de combustión interna de 100 CV, fue sustituido por equipos eléctricos portátiles (eGPU). De esta forma La Dirección Provincial de Aeronavegación logró sustituir una maquina que estaba en servicio por otras de emisión cero.

Se busca la eficiencia total, que permite discontinuar definitivamente los vehículos de remolque de combustión interna. Si bien no hay una estimación precisa de la disminución de costos operativos, se calcula ésta en hasta un 30 por ciento de ahorro en costos de energía, con base en un tiempo de funcionamiento anual de 1000 horas y hasta un 80 por ciento menos en costos de mantenimiento. Además no todos los beneficios están relacionados con el ahorro de energía, como valor agregado, está la comodidad de manejo y operación del remolque de aeronaves, reduciendo la tensión y fatiga en la operación, más una disminución sustancial de ruido, lo que representa una mejora en términos de salud y estado de ánimo del operador.

Queda como desafío, para los próximos años, avanzar con la conversión a energía eléctrica, el cambio del camión de despacho de combustible y la iluminación de la plataforma a través de energía solar.