sábado, abril 13, 2024

La CPM reinauguró la biblioteca Carlos Cajade

Fue el ultimo 2 de mayo, fecha del nacimiento del reconocido sacerdote de Ensenada Carlos Cajade, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) reinauguró la biblioteca que lleva su nombre y que funciona desde hoy en la sede del Museo de Arte y Memoria, en calle 9 entre 51 y 53.

Con casi un centenar de niñas, niños y jóvenes que asisten o asistieron a la Obra del Padre Cajade, y a los hogares Lugar del sol de Berazategui y el centro Dos Bosco de Berisso de la red Lxs Chicxs del Pueblo. La actividad fue un sentido homenaje a la vida y legado de Carlitos, quien fuera también integrante de la CPM.

“Es una alegría y un acierto recordarlo a Carlitos en el día de su nacimiento, y no en el de su fallecimiento, porque él sigue estando presente en su obra por los derechos de los niños y las niñas, y porque desde arriba nos sigue indicando el camino. Aprendimos con Carlitos que no hay pibes de la calle, puede haber políticas que dejen a pibes en las calles, pero esos pibes son hijos del pueblo. A las personas, como Carlitos, sólo podemos recordarlas desde la vida», afirmó, emocionado, el vicepresidente de la CPM, Víctor de Gennaro, quien acompañó durante 10 años los proyectos y los sueños del cura de Ensenada y compartió las masivas movilizaciones de los 90 con la consigna «El hambre es un crimen».

La reinauguración de la Biblioteca de la CPM Carlos Cajade contó con la presencia de Norberto Liwski, titular del Comité por la Defensa de la Salud, la ética y los Derechos humanos (CODESEDH); Enrique “Quique” Spinetta y Claudia Bernazza, referentes de la Organización Nacional Chicxs del Pueblo; Martin Legarralde, de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP; Walter Docters, militante por los derechos humanos y sobreviviente a los crímenes de la última dictadura, Silvia Fontana, Leticia Tori de la Unión por los Derechos Humanos de La Plata y Ana Castagneto; la diputada provincial Lucía Iañez;  y el director de Políticas de Inclusión del Ministerio de Justicia Bonaerense, Marcelo Iafolla; entre otros representantes de instituciones sociales y políticas y espacios de derechos humanos.

«Cuando empezamos a armar la biblioteca, Mauricio Tenembaum dijo que tenía que llevar el nombre de Carlos Cajade, lo hicimos y en esta oportunidad seguimos celebrando su vida, generando espacios para ser transitados por esas niñeces que siempre defendió», resaltó la directora general, Sandra Raggio, en la apertura del acto. También estuvieron entre los y las integrantes de este organismo: Roberto Cipriano García, Víctor Mendibil, Ernesto Alonso, Ana Barletta y los miembros recientemente incorporados Guillermo Torremare, Gonzalo Conte y Ana Sofiantini.

Al comienzo de la actividad se proyectó un trabajo audiovisual sobre Casa Joven, de la Obra Cajade, realizado por chicas y chicos que participaron con esa producción del Programa Jóvenes y Memoria. Luego, Jairo Loza, un joven que egresó hace algunos años del Hogar, interpretó tres de sus canciones inspiradas en las infancias, la memoria y el compromiso con la transformación social y la lucha de Carlitos.

La tesorera de la Fundación Padre Cajade, Verónica Duca, señaló que «la obra de Carlitos era puro amor, compromiso y fe. Tan grande fue su obra que siguió creciendo después de su muerte» y luego le cedió la palabra a “Toto”, un joven que asiste y convive en el Hogar Convivencial de la Obra: “Desde 2019 que asisto al Hogar y estoy agradecido a los educadores. No llegué a conocer a Carlitos, pero estoy muy agradecido por todo lo que hizo por nosotros”, afirmó el joven.

Por su parte, el secretario ejecutivo y miembro de la CPM, Roberto Cipriano García, recordó una anécdota sobre Cajade: “Desde la CPM, la primera inspección que realizamos a una cárcel ocurrió en 2005 a la unidad 21 de Campana. Ha pasado mucho tiempo desde aquél día, y hoy somos una institución reconocida como Mecanismo local de Prevención de la Tortura de la Provincia. En aquella primera inspección participó Carlos Cajade como integrante de este organismo de derechos humanos, y fue fundamental su presencia porque nos allanó el camino del diálogo con los jóvenes encerrados en el sistema penal. Recuerdo que él dijo: ‘Cuando veo estas atrocidades, recuerdo el evangelio cuando se pregunta: dónde está tu hermano’. Estos son nuestros hermanos y hay que trabajar porque no estén más en estos lugares”.