martes, junio 25, 2024

En una cárcel de La Plta restauraron 70 computadoras para escuelas del municipio de San Luis

Personas privadas de libertad de una cárcel bonaerense de La Plata restauraron 70 computadoras en una iniciativa solidaria en beneficio de escuelas públicas del Municipio de Villa Merlo en la provincia de San Luis.

La experiencia se desarrolló en la Unidad 9 del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) en coordinación con la Asociación Civil María de las Cárceles y en el marco del programa “Más trabajo, menos reincidencia” que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos humanos de la provincia de Buenos Aires.

La entrega de las computadoras se realizó en las instalaciones de la cárcel con la presencia de Adriana Von Kaull, titular de María de las Cárceles, autoridades de la Unidad 9 y de las entidades beneficiadas.

La Asociación Civil “María de las Cárceles” dispone de un espacio en el establecimiento carcelario y brinda a los privados de libertad la oportunidad de formarse como Operadores y Reparadores de PC.

Von Kaull comentó que “los internos adquieren habilidades fundamentales que les serán de gran utilidad en su futura reinserción social. En el contexto de estos cursos, los propios alumnos se encargaron de restaurar y poner en funcionamiento las máquinas, con el propósito de entregarlas a quienes más las necesitan”.

En esta ocasión los beneficiarios fueron niños, niñas y adolescentes del Municipio de Villa Merlo, San Luis. Ya que las máquinas serán entregadas a escuelas primarias, secundarias y de educación especial de esta ciudad.

Es por ello que el pasado viernes en horas del mediodía, los subdirectores Cristian Marchesi y Florencia Beratz junto con Adriana Von Kaull, recibieron al Subsecretario de Gobierno del Municipio de Villa de Merlo, Diego Arévalo.

Von Kaull explicó que, a través de diversas gestiones, la Asociación logró adquirir las setenta máquinas y que, si bien las mismas se encontraban en desuso anteriormente, fueron los privados de libertad, quienes pusieron manos a la obra para restaurar y poner en funcionamientos las computadoras, convirtiéndolas en herramientas educativas valiosas.

Además, resaltó que estos dispositivos incluyen una biblioteca en su sistema, la cual alberga libros y material de estudio en formato digital.
Martín, un joven privado de libertad, protagonista de la experiencia solidaria, dijo: “Hoy ratificamos en esta entrega de computadoras, nuestro compromiso con la enseñanza y con la labor solidaria. Creemos en la educación como un agente de cambio, por eso, queremos resaltar que hacer el bien nos hace bien a nosotros también”.
Así, Arévalo extendió sus felicitaciones y agradecimientos a los alumnos por su labor, la gestión de la Asociación Civil y el apoyo brindado por los directivos de la Unidad.
“Nos llena de alegría saber que estas computadoras serán destinadas a escuelas primarias, secundarias e incluso a una institución educativa para niños con capacidades especiales, quienes las esperan con entusiasmo y gratitud. Además, es fundamental destacar el trabajo de los jóvenes detenidos, ya que están contribuyendo de manera muy constructiva para el beneficio de la sociedad”, afirmó el funcionario puntano.
Acompañaron los subdirectores María Florencia Beratz, Cristian Marchesi, el coordinador de Formación Técnica y Oficios Alejandro Rotela y las agentes Maira González y María González y demás personal penitenciario.