martes, junio 25, 2024

La factura del 90% de los usuarios de ABSA pasará a costar 3600 pesos mensuales a fines de julio

La empresa Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA) informó a los usuarios y usuarias los fundamentos técnicos, económicos, financieros y jurídicos de la recomposición del módulo de facturación.
Este lunes, en el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos, se llevó a cabo la Audiencia Pública para actualizar la tarifa de ABSA, que brinda servicios de agua y cloacas en 92 localidades de la provincia de Buenos Aires, y de la que participaron el subsecretario de Recursos Hídricos, Néstor Álvarez, el presidente de la empresa, Hugo Obed, y el presidente de la Autoridad del Agua (ADA), Damián Costamagna.
En ese contexto, el incremento tarifario que se propone actualmente, tanto para el Servicio No Medido como para el Servicio Medido, consta de dos etapas escalonadas: en la primera, a aplicarse en mayo, la suba será de 200%, por lo que el valor del módulo o metro cúbico pasará de $16,12 a $48,36, y la factura promedio será de $2.437,75 por mes. En la segunda fase, en julio, se aplicará un aumento de 50% sobre el valor del módulo o metro cúbico, que quedará en $72,54, mientras que la factura promedio será de $3.656,62 mensuales.
Los costos de la factura se calculan en base al valor del metro cúbico y de acuerdo a la valuación de los inmuebles, que son divididos en 10 rangos distintos, como así también los baldíos, cocheras y locales se contemplan en otro tipo de categoría.
En ese sentido, con la primera etapa de la suba prevista, el 26,4% de los usuarios tendrán un aumento de menos de $1.000 en sus facturas, el 41,5% de entre $1.001 y $2.000, el 22,7% de entre $2.001 y $3.000, y el 9,4% de más de $3.000. En tanto, en la segunda etapa de ajuste tarifario, el 47,4% de los usuarios tendrán un aumento de menos de $1.000 mensuales, el 41,5% de entre $1.001 y $2.000, el 8,7% de entre $2.001 y $3.000, y el 2,4% de más de $3.000.
Esta medida busca moderar el impacto que el incremento de los costos operativos ha significado para la empresa, que solo aplicó dos aumentos desde 2019. Asimismo, a diferencia del común de las operadoras con participación mayoritaria del Estado, “ABSA no percibe subsidios sobre su tarifa, sino que recibe aportes de la Provincia para sostener el funcionamiento de los servicios que opera”, por lo que la actualización tarifaria apunta a reducir ese esquema de asignación de recursos, aseveró Hugo Obed, titular de la compañía.
“La propuesta de ABSA se realiza luego de un año y medio en los que no se ha modificado el cuadro tarifario. Esto significó un importante esfuerzo de la Provincia y de la propia empresa para el sostenimiento de la prestación de los servicios de agua y cloacas, en un contexto nacional que en el último trimestre se ha vuelto muy adverso”, agregó Obed que enumeró que los elevados índices inflacionarios, sumado a la fuerte devaluación de la moneda nacional, impactaron de lleno en la ecuación económica de ABSA.
“Si bien los servicios de provisión de agua y cloacas son públicos y la amplia brecha entre los costos de operación y los valores tarifarios es solventada por el Estado provincial, debe promoverse un equilibrio para que estos servicios sean sostenibles”, afirmó el presidente de ABSA.